Cómo armar tu calendario para redes sociales

Las personas que son convincentes saben qué decir y cómo decirlo. Las personas que usan bien las redes sociales saben qué decir, cómo decirlo y cuándo decirlo. Planifican. Crean un calendario. No improvisan para ver qué se te ocurre cada día, sino que piensan bien su estrategia. El calendario es clave. Por eso, te ofrecemos 4 pasos que te ayudarán a entablar un diálogo coherente, consistente y que refleje quién sos en las redes sociales:

1. Definí quién forma parte de tu comunidad Una regla básica de la comunicación consiste en tener en cuenta quién es el receptor de tu mensaje. ¿A quién le hablás? ¿quién es tu cliente ideal? ¿quién te gustaría que participe en tu curso o tu taller? Escribí cómo es esa persona: qué le gusta, cuántos años tiene (o el rango etario), qué hace, cuáles son sus preferencias (¿le gusta la tecnología, el aire libre, los programas culturales, salir a comer?). Tratá de imaginarlo con el mayor detalle posible. Cuando escribas un posteo, pensá en esta persona que imaginaste. No es lo mismo hablarle a alguien que sabe cocinar que a una persona que no sabe cortar en juliana. Las palabras que uses y las explicaciones serán distintas en cada caso.

2. Definí cómo te gustaría que vean tus cursos Ahora pensá en tu propuesta, en tu taller o curso. ¿Qué tiene de especial? ¿es irreverente o es tradicional? ¿sobrio? ¿tiene humor? Cuando hayas pensado en esto, tratá de traducir estas cualidades en una identidad visual. ¿Qué colores te representan mejor? ¿vas a usar fotos o ilustraciones? ¿qué tipografía? Si es clásica probablemente uses colores neutros, diseños simples. Si tu propuesta es no tradicional, podés elegir tipografías o ilustraciones que sorprendan o rompan con lo esperado. Es muy importante definir tu estilo visual y el tono en el que vas a hablar. Si sos informal o más distante, si te gusta mostrar tu cotidianeidad o preferís ser más reservado. Tener un estilo y un tono definidos te da personalidad. Y mantener siempre el mismo estilo y tono fortalece tu personalidad y permite que los clientes te reconozcan y te identifiquen.

3. Creá un esquema de contenido ¿Qué querés comunicar? Está claro que querés vender, pero no alcanza con mostrar promociones y anunciar tus cursos para crear una comunidad y expandirte en las redes. Tenés que ofrecer contenido; mostrar que sabés. Pueden ser consejos, anécdotas personales, guías paso a paso, fotos de tus alumnos, de tus clases, videos de las instalaciones, etcétera. Una vez que tengas delineado cuál va a ser tu contenido, armá un esquema semanal, una agenda, por ejemplo:

Lunes: video o fotos con tus alumnos, puede ser de los trabajos en clase, parte de una clase o de las actividades fuera del aula. Martes: actividad promocional como un sorteo, anuncio de los próximos lanzamientos. Jueves: consejo (si das clases de yoga, algún tip sobre respiración; si das cursos de repostería, un tip sobre una receta, etcétera) Viernes: una anécdota personal que permita que tus seguidores te vayan conociendo  

Podés postear todos los días, tres o dos veces por semana. La frecuencia dependerá de lo que quieras decir. Lo importante es mantener y repetir semana tras semana un esquema. De esta manera acostumbrarás a tus seguidores a recibir cierto tipo de información. Si saben que los jueves es el día del tip, lo más probable es que esperen y busquen el día jueves la información anticipada.

4. Completá el esquema mes a mes Llená el esquema semanal con una propuesta concreta. Elegí el contenido para cada semana antes de que empiece el mes. ¿Qué video o foto querés mostrar la primera semana? ¿y las siguientes? ¿Qué material tenés y qué necesitás producir? Tal vez tengas que sacar nuevas fotos, o compilar un video. Planificar te da el margen de tiempo que necesitás para producir; ver el panorama global del mes te ayuda a que no te repitas, a pensar un flujo coherente de información, a detectar si algo te quedó por decir. Si estás por empezar septiembre, tal vez quieras hacer una promoción especial para el día de la Primavera y cuánto antes lo tengas en cuenta, mejor!

En síntesis: los pasos 1 y 2 te indican cómo postear, en quién tenés que pensar y de qué manera hablarle. Los pasos 3 y 4 son el qué y el cuándo, son los que se repiten mes a mes. A medida que los pongas en práctica vas a descubrir qué tipo de posteos te rinde más. Si te funcionan mejor las fotos que los videos, los consejos que las anécdotas; y después de un tiempo tal vez decidas ajustar el esquema del calendario, ampliarlo, modificarlo. Pero, más que nada, descubrirás que planificar te ahorra tiempo y te permite tener una comunicación mucho más eficiente con las personas que te siguen.